henry corbin y su «histoire de la .henry corbin y su «histoire de la philosophie islamique» 137

Download HENRY CORBIN Y SU «HISTOIRE DE LA .HENRY CORBIN Y SU «HISTOIRE DE LA PHILOSOPHIE ISLAMIQUE» 137

Post on 11-Sep-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Revista Espaola de Filosofa Medieval, 20 (2013), ISNN: 1133-0902, pp. 135-151

    HENRY CORBIN Y SU HISTOIRE DE LA PHILOSOPHIE ISLAMIQUE1

    H. Corbins Histoire de la philosophie islamique

    Dr. Rafael Ramn GuerreroUniversidad Complutense de Madrid

    RESUMENEn este texto se pasa una breve revista a la recepcin de la filosofa del mundo rabe en el occidente

    latino y en l se analiza la obra de Henri Corbin titulada Histoire de la philosophie islamique, en la que su autor identifica la filosofa realizada en aquel mundo con el hecho islmico mismo y en la que ofrece una visin muy personal y particular de esa filosofa.Palabras Clave: Filosofa rabe, Henri Corbin, Historia de la filosofa islmica.

    ABSTRACTThis paper reviews briefly the reception of the Arabic philosophy in the Latin West and it analyzes

    the work of Henri Corbin entitled Histoire de la philosophie islamique, in which the author identifies the philosophy realized in the Arab world with the Islamic religion, offering a very personal and particular vision of that philosophy.Key Words: Arabic Philosophy, Henri Corbin, History of Islamic Philosophy.

    El estudioso de la filosofa en el Islam y encargado de una edicin crtica de las obras de Averroes, Muhammad bid al-bir, afirma en su obra El legado filosfico rabe, traducida a nuestra lengua, lo siguiente: Los filsofos musulmanes centraron su actividad en una pro-blemtica especulativa concreta, que generalmente se designa con la expresin conciliacin entre razn y tradicin. Dicha labor conciliadora, que comienza con los mutaziles y su principio la razn antes que el saber transmitido y con la escuela filosfica oriental de la que Avicena constituye el punto culminante, se convirti en un esfuerzo incesante por integrar la estructura del pensamiento cientfico (griego) en la estructura del pensamiento religioso (islmico), considerando que el primero representa el punto de vista racional, cient-fico, en torno al universo y al hombre, mientras que el segundo representa la Verdad y la identidad cultural.2

    No compartiendo en su totalidad esta opinin, sin embargo sus palabras marcan una clara distincin entre dos formas de expresin del pensamiento que se manifestaron en el Islam clsico: la filosfica, de origen griego, y la religiosa, de origen islmico.

    1 Este texto fue presentado en el Simposio Internacional Homenaje a Henry Corbin, organizado por el Instituto Francs de Madrid, la Casa de Velzquez y la Facultad de Filosofa de la Universidad Complutense, celebrado en la Casa de Velzquez de Madrid durante los das 7-9 de abril de 2003. Dado el tiempo pasado, no parece que vayan a publicarse las Actas del mismo, por lo que, diez aos ms tarde, decido darlo a la imprenta.

    2 M. Abed al-Yabri: El legado filosfico rabe. Alfarabi, Avicena, Avempace, Averroes, Abenjaldn. Lecturas contemporneas, Madrid, Ed. Trotta, 2001, pp. 42-43.

  • 136 RAFAEL RAMN GUERRERO

    Revista Espaola de Filosofa Medieval, 20 (2013), ISNN: 1133-0902, pp. 135-151

    Qu ha entendido la historia la historia islmica, por supuesto por el trmino rabe Falsafa, que es el que designa el movimiento filosfico en el Islam? En otros lugares lo he sealado.3 Bstenos aqu con recordarlo someramente. Diversos testimonios histricos reco-nocen que la Falsafa o filosofa fue una forma autnoma e independiente de las otras mani-festaciones del pensamiento islmico. Desde Ibn Qutayba (m. en 276/889) hasta Ibn Jaldn (m. 808/1406), pasando por Al-Gazl (m. 505/1111) y al-ahrastn (m. 548/1153), todos ellos vieron en la filosofa un pensar no ortodoxo, que deba ser conocido solo para ser refutado, y que contena incluso doctrinas que atentaban directamente contra los principios mismos que fundan la fe islmica. De eso se desprende que la filosofa fue entendida como un pensar racional, sometido a las leyes de la lgica y de la demostracin y no sujeto a los principios de la revelacin divina. Se trataba, por tanto, de un movimiento que pretenda explicar la realidad por medio de la razn natural del hombre, lo que significaba seguir los sistemas de pensa-miento de la filosofa griega, como claramente record al-Frb: La filosofa que existe hoy entre los rabes les fue transferida desde los griegos.4 Esto no quiere decir que se limi-tara, como a veces se ha dicho, a ser una mera repeticin de lo recibido del mundo griego, sino que los falsifa supieron repensar los grandes problemas filosficos a la luz de su propia cultura. Hubo en ellos una respuesta a las cuestiones que vivan y sobre las que pensaban. Adoptar y adaptar el pensamiento griego signific, para ellos, encontrar soluciones concretas a las dificultades y obstculos con los que se encontraba el desarrollo y evolucin de las ideas en el universo musulmn.

    El mundo latino medieval, que actu con respecto a la Falsafa de la misma manera que esta haba obrado con respecto a la filosofa griega, conoci de ella aquello que le interes. En un momento dado del siglo xii, y no antes, los cristianos medievales se vieron en la necesidad de traducir determinados escritos filosficos y no otros. A primera vista puede comprenderse fcilmente la necesidad que tenan de la versin de textos cientficos y, por qu no, de escritos de tipo religioso. Pero parece que no es tan meridiana la exigencia de traducir obras filosfi-cas. O, al menos, es ms difcil verla con tanta claridad. Por otra parte, tambin interesa saber qu parte o aspecto de la filosofa despert la atencin de los latinos: se trataba de temas vinculados con la ciencia? O, por el contrario, eran cuestiones que tenan que ver con las de la religin? Se interesaron los cristianos precisamente por ellas en la medida en que los musulmanes las haban resuelto ms o menos satisfactoriamente, y esta solucin les poda servir, porque era justamente lo que ellos andaban buscando?

    Podra pensarse, en primer lugar, que los latinos, queriendo conocer ms obras de Aris-tteles cuyos textos ya comenzaban a ser traducidos directamente del griego por Jacobo de Venecia, vean en los rabes y en sus obras filosficas meros comentarios a la doctrina del filsofo griego, presentadas, incluso, como textos del mismo Aristteles.5 Por otra parte, quiz el fondo de pensamiento comn, existente tanto en la reflexin latina como en la rabe, a saber, el neoplatonismo, pudo haber llevado a los latinos a la bsqueda de textos en que se expusieran ms amplia y sutilmente esas doctrinas tenidas por comunes. Tambin me he

    3 Qu es filosofa en la cultura rabe?, Miscellanea Medievalia, Band 26: Was ist Philosophie im Mittelalter?, herausgegeben von J. A. Aertsen und A. Speer, Berln, Walter de Gruyter, 1998, pp. 257- 270. Dis-curso filosfico y discurso mstico: algunas diferencias, Anales del Seminario de Historia de la Filosofa, 17 (2000) 53-75.

    4 Kitb al-huruf, ed. M. Mahdi, Beirut, Dar el-Machreq, 1969, 156, p. 159:1-2.5 Th. A. DAlverny: Translations and Translators, Renaissance and Renewal in the Twelfth Century,

    edited by R. L. Benson & G. Constable with C. D. Lanham, Cambridge (Mass), Harvard University Press, 1982, pp. 421-462.

  • HENRY CORBIN Y SU HISTOIRE DE LA PHILOSOPHIE ISLAMIQUE 137

    Revista Espaola de Filosofa Medieval, 20 (2013), ISNN: 1133-0902, pp. 135-151

    ocupado de estas cuestiones en otro trabajo.6 Resumo lo all dicho. Sin negar esta doble posi-bilidad, parece que los latinos del siglo xii tuvieron necesidad de adentrarse en el mbito propio de la razn, precisamente porque era el dominio en el que se manifestaba la verdad de la ciencia. Conocida y desarrollada esta, la cristiandad medieval no poda dejar de plan-tearse la cuestin del fundamento de su racionalidad. Fue aqu donde se produjo una ruptura completamente radical con la actitud que ante la ciencia se haba mantenido anteriormente, ruptura que tuvo como una de sus consecuencias la nueva manera de considerar y estudiar la naturaleza. De ah ese inters por los textos en que se tratara la cuestin del conocimiento de la verdad de esa verdad cientfica, es decir, por los tratados sobre el alma y el intelecto, y de ah tambin la importancia de las obras sobre cuestiones fsicas y metafsicas, en las que se planteaba y resolva a su manera el fundamento ltimo de la realidad. Porque, y esto creo que es un dato que no puede ser descuidado aunque poco se ha tenido en cuenta, el hecho mismo de que se tradujeran determinados textos los que interesaban y no otros cuales-quiera, implica por parte de los traductores o de sus patrocinadores un gran conoci-miento de la cultura rabe y musulmana en general y de su filosofa en particular. Fue este conocimiento el que determin el criterio de seleccin de textos a traducir.

    Los latinos se vieron obligados a buscar una fundamentacin de la racionalidad a la que necesariamente se vean expuestos, tanto por la creciente importancia concedida a la razn, tal como se deduca de la Dialctica, como por la exigencia de la verdad cientfica, poco ha descubierta. Y se volcaron hacia el mundo rabe, donde se haban dado tres lneas de interpre-tacin de la razn: la de los zandiqa, que consideraban que la razn era la nica va por la que el hombre accede a la verdad; la de los telogos mutaziles, que, en parte como respuesta a la anterior, entendan que la razn era un medio para hacer explcito el dato cornico y cuanto hiciera referencia a Dios; y, en fin, la lectura hecha por los falsifa: la va de la razn es contigua, pero independiente, del camino de la revelacin. De estas tres corrientes, dos fueron conocidas por la Cristiandad medieval: la teolgica, a travs, sobre todo, de La gua de perplejos de Maimnides; y la de los filsofos, por las obras que de estos fueron traducidas al latn. Ambas, independientemente del valor que en su propia cultura tuvieron, contribuyeron a la idea de que las verdades de la fe pueden ser expuestas con ayuda de la Dialctica y some-tindose a las reglas de esta disciplina. Pero, a la vez, aportaron un nuevo espritu de indepen-